todofisio.info

 

5 cosas que probablemente no sepas sobre el latigazo cervical

El latigazo cervical esta relacionado generalmente con los accidentes de tráfico. Pero pueden ocurrir en un paseo en montaña rusa hasta deportes de contacto total como el rugby, incluso puede suceder al zambullirse desde una altura y golpearse la cabeza antes de entrar al agua. Incluso el ícono del pop Madonna no se salvó cuando afirmó haber sufrido una caída después de una caída durante una actuación a principios de 2015.

¿Qué causa el látigo?

El latigazo cervical es causado por movimientos repentinos en el cuello: la cabeza se sacude repentinamente en cualquier dirección, antes de retroceder bruscamente en la dirección opuesta. Esto tensa y daña los músculos, los ligamentos y las articulaciones del cuello.

Reconocer los síntomas del latigazo cervical

Pronto sigue la hinchazón, que causa dolor y espasmos musculares y limita la movilidad del cuello. En los casos más graves, esto puede afectar los nervios y dejar el brazo entumecido, con hormigueo o dolorido. También puede experimentar dolores de cabeza, mareos y un dolor sordo incluso cuando no se está moviendo.

¿Qué debo hacer si tengo un latigazo cervical?

Lo más importante que se puede hacer en tal escenario, cualquier lesión, de hecho, es mantener la calma. Consulte a los profesionales sanitarios para obtener analgésicos y medicamentos antiinflamatorios y evite actividades que puedan estresar su cuello durante al menos una semana. Pruebe lentamente y aumente los movimientos del cuello a medida que el dolor comience a disminuir. Siguiendo estos pasos, los casos leves de latigazo cervical generalmente se resolverán en aproximadamente dos a cuatro semanas.

¿Qué pasa si el dolor y la inmovilidad persisten?

Esto podría deberse a que los músculos estabilizadores de su cuello se han debilitado por el latigazo. Como resultado, su cuello puede estar mal posicionado o equilibrado y tener una fuerza y ​​resistencia muscular reducidas, lo que puede provocar dolor de cuello crónico. Para ayudar a resolver esto, se recomienda el tratamiento por parte de un profesional sanitario, como es un fisioterapeuta, para realizar una recuperación temprana.

¿Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento?

Para reducir los espasmos musculares, se masajearán los músculos específicos y afectados alrededor del cuello. La rigidez articular se abordará mediante la movilización articular, haciendo pequeños movimientos controlados en las articulaciones afectadas. Y las técnicas de movilización neural se pueden usar para los síntomas nerviosos: identificar y mover las articulaciones más cerca de los nervios afectados en el cuello para reducir la incomodidad.

Al enfocarse en estas áreas problemáticas, el manejo de la fisioterapia reduce el riesgo de desarrollar dolor de cuello crónico en el futuro, no solo para aliviar el dolor, sino para garantizar que no regrese.

Perfil del autor
Perfil Autora Vanesa Fisioterapeuta 02 02
 || Web

Soy Vanesa y actualmente estoy finalizando mis estudios en Fisioterapia. Actualmente comparto todo lo que aprendo día a día para ayudar a que la gente pueda mejorar su salud.

Deja un comentario