Hernia inguinal

Una hernia ocurre cuando un órgano sobresale a través de la pared muscular que lo rodea. Hay algunos tipos diferentes de hernias que pueden ocurrir en el área de la ingle. Para obtener más información sobre las hernias inguinales y femorales, y los síntomas y métodos de tratamiento asociados con estas hernias, consulte a continuación.

¿Qué es una hernia inguinal?

Las hernias inguinales, también conocidas como hernias en la ingle, ocurren cuando un poco de tejido sobresale a través de un punto débil en los músculos entre la parte superior del muslo y la parte inferior del abdomen.

Las hernias inguinales generalmente son causadas por una abertura en la pared muscular que debería haberse cerrado antes del nacimiento, pero en cambio permaneció abierta. Debido a esa anormalidad, hay un punto débil en el abdomen.

Cuando el tejido empuja a través de ese punto débil, crea un bulto o bulto que tiende a ser doloroso, aunque no necesariamente peligroso.

Síntomas de hernia inguinal

El síntoma principal de una hernia inguinal es un bulto o protuberancia en el área de la ingle. Ese bulto puede aparecer de repente, después de haber estado tosiendo, riendo, levantando pesos pesados ​​o esforzándose, o puede desarrollarse durante un período más largo de semanas o incluso meses.

Puede experimentar dolor o malestar general en el área de la ingle, especialmente al hacer fuerza. Las hernias inguinales pueden causar molestias significativas y también pueden estar asociadas con una sensación de dolor o ardor en el área del bulto. También puede experimentar una sensación de tirantez, presión o debilidad en la ingle.

Algunos pacientes masculinos pueden experimentar hinchazón y dolor alrededor de los testículos, si el tejido que sobresale desciende hacia el escroto.

Causas de Hernia inguinal

Las hernias inguinales pueden ser causadas por cualquiera de los siguientes, o por una combinación de factores:

  • Tos cronica
  • Estornudos crónicos
  • Aumento de la presión en el abdomen.
  • El embarazo
  • Esfuerzo durante las defecaciones
  • Actividad extenuante
  • Punto débil en la pared abdominal

Sin embargo, la causa de una hernia inguinal no siempre es evidente de inmediato.

Muchas personas desarrollan hernias inguinales más adelante en la vida, cuando sus músculos se han debilitado con la edad o cuando son más vulnerables después de una cirugía abdominal o una lesión. Muchas otras, sin embargo, experimentan un debilitamiento de la pared abdominal durante el parto, cuando el peritoneo (revestimiento abdominal) no se cierra como debería.

En los hombres, ese punto débil abdominal generalmente se desarrolla en el canal inguinal, que es donde el cordón espermático ingresa al escroto. Las mujeres, por otro lado, tienen un ligamento en sus canales inguinales que ayuda a mantener el útero en su lugar. Las hernias pueden desarrollarse en el lugar donde el tejido conectivo del útero se une al tejido que rodea el hueso púbico.

Factores de riesgo

Ciertas poblaciones parecen estar en mayor riesgo de desarrollar hernias inguinales que otras. Los factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Envejecimiento: Los músculos se debilitan con la edad.  
  • Ser hombre: los hombres tienen más probabilidades de desarrollar hernias inguinales que las mujeres.
  • Estreñimiento crónico , que generalmente causa un esfuerzo excesivo durante las deposiciones.
  • Tos crónica , particularmente cuando es causada por fumar.
  • Antecedentes familiares: si ha tenido un padre o un hermano con una hernia inguinal, es posible que corra un mayor riesgo de desarrollar una.
  • El parto prematuro y la baja tasa de natalidad están asociados con una mayor incidencia de hernias inguinales.
  • Hernia inguinal previa o reparación de hernia: Quienes ya han sufrido una hernia inguinal tienen mayor riesgo de desarrollar otra.

Complicaciones de una hernia inguinal

En algunos casos, una hernia inguinal puede provocar complicaciones adicionales. Estos pueden incluir:

  • Hernia encarcelada: una hernia puede crecer y obstruir el intestino si su contenido queda atrapado en el área débil de la pared abdominal. Un intestino obstruido provocará náuseas, vómitos, incapacidad para expulsar gases o defecar y dolor intenso.
  • Aumento de la presión sobre el tejido circundante: si no se trata de inmediato con cirugía, la mayoría de las hernias inguinales crecerán con el tiempo. En los hombres, esto significa que una hernia puede extenderse hacia el escroto, lo que provoca hinchazón y dolor.
  • Estrangulación: una hernia encarcelada puede bloquear el flujo de sangre a una parte de su intestino. Esa estrangulación puede resultar en la muerte del tejido intestinal afectado. Una hernia estrangulada requiere cirugía inmediata; es una amenaza para la vida.

Causas hernia inguinal

Al igual que con las hernias inguinales, la causa de una hernia femoral no siempre está clara. Si bien el área del canal femoral puede haberse debilitado con el tiempo, también es posible que simplemente haya nacido con un canal femoral debilitado.

Parece claro que el esfuerzo puede hacer que las paredes musculares se debiliten, lo que aumenta las posibilidades de desarrollar una hernia femoral. Las actividades que pueden contribuir al esfuerzo incluyen:

  • Tener sobrepeso
  • Parto
  • Tos cronica   
  • Constipación crónica
  • Dificultad para orinar causada por una próstata agrandada
  • Levantamiento pesado

Tratamiento

Es posible que las hernias inguinales y femorales que no presenten síntomas no requieran ningún tratamiento. Su médico hablará con usted sobre sus opciones con respecto a la cirugía o la conducta expectante.

Las hernias que causan molestias o se han incarcerado, por lo general requieren reparación quirúrgica para aliviar las molestias, así como para prevenir complicaciones.

Hay dos tipos de reparación quirúrgica de hernia: cirugía abierta y mínimamente invasiva. El tipo de cirugía elegido dependerá de la gravedad y el tipo de hernia que haya desarrollado, el tiempo de recuperación previsto, su historial médico y quirúrgico y la experiencia de su cirujano.

Cirugía Abierta

Durante este procedimiento, su cirujano hará una pequeña incisión en su ingle y luego empujará el tejido que sobresale hacia su abdomen. Luego, su cirujano coserá el área debilitada. En algunos casos, su cirujano utilizará una malla sintética para reforzar esa zona debilitada.

La cirugía abierta se puede realizar con anestesia general o con sedación o anestesia local.

Después de su cirugía, pueden pasar varias semanas antes de que pueda reanudar por completo sus actividades normales. Sin embargo, sigue siendo importante que empiece a moverse de nuevo lo antes posible para una recuperación más saludable.

Cirugía mínimamente invasiva

La cirugía mínimamente invasiva se realiza bajo anestesia general.

Durante este procedimiento, su cirujano hará unas pequeñas incisiones en su abdomen. Luego, su cirujano inflará su abdomen, usando un gas especial, para que sus órganos internos sean más fáciles de ver.

Luego, su cirujano insertará un tubo pequeño y angosto en una de las incisiones en su abdomen. Este tubo tiene una cámara diminuta, o laparoscopio, al final. Esa cámara sirve como una especie de guía para su cirujano, quien luego puede insertar instrumentos quirúrgicos a través de las otras incisiones en su abdomen. Su cirujano reparará la hernia usando una malla.

Debido a que la cirugía mínimamente invasiva le permite al cirujano evitar el tejido cicatricial de reparaciones anteriores de hernias, puede ser una opción especialmente buena para las personas cuyas hernias recurrieron después de una cirugía tradicional de hernias. También puede ser una buena opción para personas con hernias bilaterales o hernias en ambos lados del cuerpo.

Los pacientes que eligen la cirugía mínimamente invasiva pueden experimentar menos cicatrices e incomodidad después de la cirugía que aquellos que eligen la cirugía abierta. Los pacientes también pueden volver más rápidamente a sus actividades normales.

Sus médicos hablarán con usted en detalle sobre todas sus opciones de tratamiento y le recomendarán el curso de acción que mejor se adapte a sus necesidades individuales.

Perfil del autor
Perfil Autora Vanesa Fisioterapeuta 02 02
Fisioterapeuta en todofisio || Web

Soy Vanesa y actualmente estoy finalizando mis estudios en Fisioterapia. Actualmente comparto todo lo que aprendo día a día para ayudar a que la gente pueda mejorar su salud.

Deja un comentario