Síndrome de intestino irritable

El síndrome del intestino irritable es una condición comúnmente conocida como un trastorno gastrointestinal funcional. Una nueva descripción de esta condición es que el Síndrome de intestino irritable es un trastorno de la interacción cerebro-intestino, lo que destaca la importancia del cerebro y su relación con la función intestinal. Más mujeres que hombres son propensas al Síndrome de intestino irritable, y los síntomas tienden a aparecer por primera vez en la edad adulta temprana.

No hay una sola causa para el Síndrome del Intestino Irritable. Cada individuo experimentará síntomas de Síndrome de intestino irritable debido a sus propios factores únicos. Estos factores incluyen cambios de rutina, estrés emocional, infección, angustia psicológica, dinámicas de ir al baño y dieta inadecuadas. Otros factores importantes incluyen los neurotransmisores, la microbiota intestinal y la motilidad intestinal.

El síndrome del intestino irritable no causa daños duraderos y no contribuye al desarrollo de enfermedades intestinales graves, como el cáncer o la colitis.

Síntomas del Síndrome de intestino irritable

Algunos de los signos más comunes del síndrome del intestino irritable incluyen:

  • Dolor o calambres abdominales que a menudo se alivian al expulsar gases o heces
  • Diarrea y estreñimiento (que pueden ocurrir juntos)
  • Sensación de que los intestinos no se vacían por completo después de evacuar
  • Hinchazón y distensión abdominal

Ninguno de estos síntomas es exclusivo del Síndrome de intestino irritable. Es raro que el Síndrome de intestino irritable produzca estos síntomas, por primera vez, después de los 40 años.

Principales categorías del Síndrome de intestino irritable

El síndrome del intestino irritable se puede subdividir en tres categorías principales:

  • Estreñimiento predominante: la persona tiende a alternar el estreñimiento con deposiciones normales.
  • Diarrea predominante: la persona tiende a experimentar heces blandas que pueden ocurrir con frecuencia. La necesidad de ir al baño puede ser urgente y no puede retrasarse. La incontinencia puede ser un problema.
  • Alternancia de estreñimiento y diarrea.

Causas del Síndrome de intestino irritable

Es probable que la causa subyacente del síndrome del intestino irritable se explique por muchos factores diferentes, exclusivos de cada individuo. Se ha encontrado que ciertos factores “desencadenan” ataques en individuos susceptibles. Éstos incluyen:

  • Infección: un episodio de gastroenteritis a menudo dará como resultado síntomas intestinales persistentes, mucho después de que se haya eliminado la bacteria o el virus agresor.
  • Intolerancia a los alimentos: los alimentos que se absorben mal (como los carbohidratos que se denominan “FODMAPS”: oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables) son los desencadenantes dietéticos más comunes del Síndrome de intestino irritable. Estos “azúcares” de carbohidratos incluyen fructosa, lactosa y sorbitol.
  • Estrés emocional: las emociones fuertes, como la ansiedad o el estrés, pueden afectar los nervios del intestino en personas susceptibles.
  • Regulación inadecuada de la señalización entre el cerebro y el intestino. A veces esto se denomina “hipersensibilidad visceral” (intestino sensible)
  • Medicamentos: ciertos tipos (como antibióticos, antiácidos y analgésicos) pueden provocar estreñimiento o diarrea.

Diagnóstico del Síndrome de intestino irritable

Si sospecha que tiene el síndrome del intestino irritable, es importante consultar a un médico para asegurarse de que sus síntomas no sean causados ​​por ninguna otra enfermedad, como diverticulitis, enfermedad inflamatoria intestinal. La enfermedad celíaca (una intolerancia inmunitaria al gluten, presente en el trigo y otros cereales) puede producir síntomas que se observan comúnmente en el Síndrome de intestino irritable. La intolerancia a la lactosa puede producir hinchazón, calambres y diarrea.

A la mayoría de las personas se les puede diagnosticar Síndrome de intestino irritable sin necesidad de pruebas invasivas.

Los métodos de diagnóstico incluyen:

  • Chequeo medico completo
  • Análisis de sangre, incluidos análisis de sangre para la enfermedad celíaca
  • Pruebas de heces para excluir la enfermedad inflamatoria intestinal
  • Investigación del estómago o del intestino bajo sedación (gastroscopia

Tratamiento para el Síndrome de intestino irritable

El Síndrome de intestino irritable se puede controlar con éxito con tratamientos que se adaptan al individuo. Los médicos a menudo recomendarán identificar y evitar los desencadenantes. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Un aumento en la fibra dietética, junto con líquidos claros
  • Moderar los alimentos comunes que producen gases o emprender una dieta con un dietista capacitado, como una dieta baja en “FODMAP”: fructosa, lactosa, sorbitol.
  • Medicamentos antidiarreicos, como loperamida, para aquellos con Síndrome de intestino irritable con diarrea predominante
  • Laxantes para el estreñimiento
  • Medicamentos antiespasmódicos, que pueden aliviar los calambres; los ejemplos incluyen cápsulas de mebeverina, hioscina y aceite de menta
  • Antidepresivos tricíclicos: son efectivos para tratar el dolor, la hinchazón y la frecuencia intestinal en el Síndrome de intestino irritable. El uso de estos medicamentos no significa que el SII sea causado por depresión o ansiedad.
  • Terapias psicológicas, incluida la terapia cognitiva conductual y la hipnoterapia dirigida al intestino. Estos tratamientos involucran a un psicólogo capacitado o se pueden brindar a través de plataformas en línea.
  • Terapias conductuales y del suelo pélvico. A menudo, los síntomas del Síndrome de intestino irritable pueden ser causados ​​por la incapacidad para defecar de manera efectiva, los fisioterapeutas capacitados del suelo pélvico pueden tratar esto de manera efectiva.
Perfil del autor
Perfil Autora Vanesa Fisioterapeuta 02 02
Fisioterapeuta en todofisio || Web

Soy Vanesa y actualmente estoy finalizando mis estudios en Fisioterapia. Actualmente comparto todo lo que aprendo día a día para ayudar a que la gente pueda mejorar su salud.

Deja un comentario